Twitter icon
Facebook icon
Instagram icon
RSS icon
YouTube icon

Declaración de Consenso


1. Derecho de asociación y reunión.

La criminalización y otras opresiones legales sobre el trabajo sexual restringen los esfuerzos de las personas que ejercen el trabajo sexual de defensa colectiva de derechos y autodeterminación.


2. Derecho a ser protegido por la ley.

La protección de la ley significa gozar de la misma protección que cualquier otro ser humano,


3. Derecho a vivir libre de violencia.

De manera generalizada, las personas que ejercen el trabajo sexual de todos los géneros se enfrentan a la violencia en algunas de sus formas.


4. Derecho a no ser discriminadas.

Las personas que ejercen el trabajo sexual son frecuentemente objeto de discriminación por parte de la sociedad civil, los estados y otras autoridades y sistemas sociales. Deben denunciar.


5. Derecho a la intimidad y la libertad ante injerencias arbitrarias.

Las personas que ejercen el trabajo sexual sufren intrusiones arbitrarias desde las instituciones legales, sociales, sanitarias y religiosas.


6. Derecho a la salud.

Los determinantes sociales de la salud como el estigma, la pobreza, la criminalización, la opresión legal y discriminación de género, pueden impactar negativamente en la salud de las personas que ejercen el trabajo sexual.


7. Derecho a la libre circulación y a la migración.

Las personas que ejercen el trabajo se desplazan y emigran por muchas razones de carácter personal y económico.


8. Derecho al trabajo y a la libre elección de trabajo.

Actualmente el trabajo sexual está reconocido en el código laboral como un trabajo que te permite tener todas las garantías de ley.

Twitter icon
Facebook icon
e-mail icon